Dueño de departamentos del «edificio maldito»: «Mis hijos viven con el miedo deque nos pase algo»